0
Otros viajeros | Other travelers

Viajando de Argentina (Bs. As.) a Italia (Torino) con Emma | Traveling from Argentina (Bs. As.) to Italy (Torino) with Emma

 English translation below

Emma llegó de sorpresa en las manos de mi mama, desde el minuto 1 Emma revolucionó y lleno de pelos y amor mi mundo. Luego llegó Ger a nuestras vidas y juntos formamos una familia, un hogar donde empezamos a escribir nuestras aventuras.

Ella es una perrita súper curiosa, valiente y alegre. Ama la naturaleza, el agua ysalir a pasear y conocer nuevos lugares.

En 2019 tomamos la decisión de emigrar para hacer la ciudadanía italiana y probar suerte en Torino, Italia. Como era un destino tan incierto el que nos esperaba decidimos que lo mejor para Emma era que se quedara en Córdoba, Argentina, con mi mamá hasta que pudiéramos establecernos al menos económicamente, ya que no queríamos que ella tuviera que atravesar los desafíos u obstáculos que vendrían.

Vendimos todo y partimos en febrero del 2020 con nuestras vidas en dos valijas.

Durante el año y medio que estuvimos separados mi mama cuidó y llenó de mimos a Emma, y para acortar la distancia las videollamadas fueron de gran ayuda.

Luego de atravesar una pandemia y miles de desafíos estando lejos de casa, entendimos que no tenía sentido seguir separados, porque éramos una familia y tanto Emma como nosotros íbamos a estar bien si estábamos juntos y que el momento perfecto para buscar a Emma no iba a llegar, teníamos que buscarlo.

Como las cuentas no cerraban para todo, decidimos que iba a viajar sola a buscar a Emma, así que en marzo sacamos los pasajes. Antes de comprar los tickets llamamos a la aerolínea para consultar si había lugar en la bodega para el canil, cuando nos dieron el OK compramos los pasajes para mayo.

Un mes antes de viajar compramos por mercadolibre el canil y lo mandamos a Córdoba para que Emma pudiera ir conociéndolo; nos costó $AR 17.000.

Al llegar a Arg. comenzamos la adaptación al canil, primero con el almohadón en la base del canil (sin el techo), luego agregamos el techo y finalmente la puerta. La idea siempre fue que Emma relacione el canil con la hora de dormir, asi que a la noche le cerraba la puerta y a la mañana siguiente ella esperaba para salir. La última semana antes del viaje Emma durmió todas las noches (unas 8 horas) en el canil ya con las trabas y a oscuras simulando el avión. La verdad que la adaptación fue un éxito, duró 1 mes y medio, Emma tomo todo súper relajada ya que fuimos respetando sus tiempos.

Emma por su peso debía viajar en bodega. De sólo pensarlo me llenaba de miedos que viaje solita y no poder verla o contenerla durante un viaje tan largo. Pero luego de escuchar experiencias, leer mucho y ver lo mal que lo pasó una perra golden en mi viaje rumbo a Argentina entendí que la bodega no era tan mala como parece. Resulta que los perros al viajar en bodega pasan por los controles (documentos y rayos x) y suben al avión en un sector (es como una habitación) exclusivo para ellos y con la misma temperatura que la cabina, por lo que ellos viajan bien, con luces bajas y sin tantos estímulos que los altere, por lo tanto sólo duermen. Mientras que en cabina, por lo que yo misma vi, los perros tienen que hacer todas las colas, pasar por los controles y viajar en el pequeño espacio que hay entre los asientos junto con sus dueños, sumado a los ruidos de las personas, parlantes, olor de comida, etc.

Tema documentos: controlamos que todas sus vacunas y refuerzos estuvieran al día, colocamos antirrábica ($AR 750), microchip ($AR 2.500), desparacitación interna y pipeta antipulgas y garrapatas e hicimos el certificado médico (válido por 10 días, el cual debía estar vigente al llegar a Italia). Con todos esos certificados sacamos turno via web al SENASA e hicimos el certificado internacional ($AR 1.200).

Dos días antes de viajar nos reprogramaron el vuelo para unos días posteriores, por lo que tuvimos que volver a SENASA a actualizar el docimento y para ello, llevamos un nuevo certificado de salud con una fecha que cumpliera los 10 días de validez contemplando la reprogramación del viaje.

El cronograma del viaje era 9hs en auto a Ezeiza, 12hs a Madrid, 9hs escala, 2hs a Roma y 9hs en auto hasta Torino, llegaríamos el 6 de julio.

El viaje fue muy largo pero Emma se comportó excelente todo el viaje. Fuimos desde Córdoba a Ezeiza en auto, ya que desde Córdoba no salían vuelos internacionales en ese momento. Al llegar a Ezeiza, 4hs antes del vuelo, fuimos a la oficina de SENASA presentamos documentación y pagamos $AR 1.200. Una hora antes de mi check in rumbo a Madrid, despaché a Emma, ella viajó con un paño absorbente, una toalla del algodón a modo de manta y bebedero. Al llegar, recibí a Emma en la cinta transportadora, ella estaba bien pero ansiosa por salir, hicimos la “declaración de animales vivos” en el aeropuerto y salimos al frente del aeropuerto para que Emma haga sus necesidades ya que no había hecho nada en el canil, comió poquito y tomó muucha agua.

En el segundo vuelo también despache a Emma primero, y al llegar a Roma hice la declaración de mascotas en Dogana.

En todo el proceso del viaje Emma estuvo muy tranquila, se portó excelente y la aerolínea la cuidó en todo momento (AirEuropa), pero necesitó de mucha contención (siestas, mimos, upa, juegos, correr) ya que el viaje fue agotador para las dos.

Finalmente nos encontramos con Ger en Roma, nos fue a buscar en el auto, y de ahí fuimos a Torino. Este último trayecto fue el mejor ya que estabamos al fin juntos, felices y viajando más cómodas.

En la primer semana de Emma en Torino, descargue el Alegato 1 de la web del Anagrafe Canino y sacamos turno con un veterinario, el cual le hizo un control general a Emma y completó el documento (EUR 60 la consulta), luego enviamos todo por mail y se concretó el registro de la perrita.

A 1 mes de haber llegado Emma a casa podemos decir que se adaptó super bien al departamento a pesar de que es chiquito, ama el balcón, sus jueguetes e ir al parque.

No sabemos si viviremos en Italia mucho tiempo, ya que aún estamos buscando nuestro lugar en el mundo y no tenemos idea de qué nos espera en el futuro, pero tenemos lo más importante, nuestra pequeña familia. Asi que seguiremos aventurándonos a descubrir nuevos lugares, seguir superando desafíos y sumando experiencias.

Gracias a todo el contenido de Marian y sus consejos pudimos orientarnos e informarnos para que el proceso sea más fácil.

Creemos que las familias no son, sino que se construyen.

Abrazos y pelos de parte de Emma, Lu y Ger.

Gracias Emma, Lu y Ger!

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply