0
Otros viajeros | Other travelers

Viajando de Argentina (Bs. As.) a Italia (Torino) con Randy | Traveling from Argentina (Bs. As.) to Italia (Turin) with Randy

Hola! Soy Florencia.

Somos una pareja y adoptamos a nuestro gato Randy al inicio de la cuarentena sin tener planes de mudarnos inmediatamente aunque sí era una idea a largo plazo. Promediando el año, decidimos adelantar este plan y realizarlo a mediados del 2021, es decir que contamos con varios meses de preparación para informarnos correctamente de todas las opciones y procedimientos que se debían realizar.Lo primero que aconsejo es eso: informarse muy bien, no solo sobre todo lo que requiere SENASA sino también buscar consejo en el veterinario de confianza y elegir una aerolínea adecuada para nuestro viaje. La parte de SENASA es, realmente, la más fácil. Son amables y responden todos los mails. En nuestro caso, siendo un gato con destino a Torino solo se nos exigía el microchip, la vacuna antirrábica y un certificado de buena salud. Hicimos todo eso con meses de anticipación para tener todo preparado.

El siguiente paso fue investigar las opciones de aerolíneas y nuestro gran problema es que Randy es GIGANTE. Pesa 9 kilos y mide casi medio metro de largo, de modo que se volvió muy difícil la opción de transportarlo en cabina. Investigamos todas las formas posibles e incluso analizamos la opción de llevarlo como mascota de apoyo emocional y pagar su boleto, pero decidimos que era mejor que estuviéramos separados ya que, si nos ve, quiere salir de la transportadora. Compramos entonces la transportadora aprobada por IATA teniendo cuidado con las medidas y la dejamos abierta en el living hasta el día del viaje, es decir que él contó con aproximadamente 7 meses de adaptación. Le pusimos su mantita y juguetes adentro; le tomó confianza y a veces dormía ahí.Ya cerca de la fecha de la que pensábamos viajar, nos ocupamos de los pasajes. Elegimos Iberia porque, dentro de las aerolíneas que llegaban a Torino, era la que tenía escala más cortas. No queríamos que Randy esperara tiempo innecesario y no hay vuelo directo a este destino. Llamamos a Iberia y nos indicaron hacer una reserva. Luego de hacerla, debimos pedir por teléfono el puesto para mascota en bodega y nos indicaron volver a llamar a las 24 hs. Finalmente nos confirmaron el lugar para Randy, además de enviarnos un mail con esta información.Una vez hecho esto, contactamos a SENASA de Ezeiza y enviamos toda nuestra documentación una semana antes del viaje. El mismo día nos confirmaron que estaba todo bien. La mañana del vuelo nos levantamos temprano, cargamos el auto y rociamos la caja de Randy con Feliway. Él fue lo último que pusimos en el auto y una vez llegados a Ezeiza, luego de pasar por SENASA para pagar y que lo revisaran, fuimos directo a embarcarlo. La chica de Iberia fue muy amable, nos acompañó a un lugar donde se deben pasar las jaulas por los rayos y le puso unos precintos. Dentro de la caja Randy tenía un pañal y su mantita.

Hicimos escala en Madrid y cuando estábamos en el avión le consulté a la azafata si él estaba en la bodega y si estaba todo bien. Me dijo que justo les habían informado que había una mascota y que me quedara tranquila.

Cuando llegamos a Torino, Randy salió junto con las valijas. Maullaba y había hecho pipí, pero nada que no se haya solucionado con un baño. Por suerte nos vinieron a buscar al aeropuerto de Caselle y ya nos habían preparado piedritas y comida. Lo primero que hizo fue comer y después se escondió un rato en un armario. A la media hora estaba recorriendo toda la casa.

Gracias Flor y Randy!
Instagram: @florimariani

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply